21 de mayo de 2018

Alargando las rastas con las rastas antiguas


Carlos vino hace unos días para que le arreglara o, mejor dicho,
rehiciera las rastas que se le habían formado de forma natural, pero que no estaban
para nada definidas.

Quedaron muy bien en comparación a cómo las trajo,
pero quedó pendiente que le enganchase las rastas que llevó la primera vez y que eran
super largas.

Tuve que hacer algunas adaptaciones en las rastas cortadas porque, como ya os he dicho
en algunas ocasiones, las rastas recién hechas siempre quedan algo más finas,
y con el paso del tiempo suelen coger un poco de grosor.
Así que me vi en la situación en la que sus rastas nuevas eran más finas que las rastas que me trajo
del pasado, que eran bastante más gruesas.

Recorté las zonas que sobraban o que no nos iban a ayudar a que quedasen bien,
y después de un poco de trabajo, quedó un empalme de rastas muy logrado.

Aquí os dejo el trabajo:



Estoy en valencia, pide información sin compromiso.

Visítame también en: