15 de junio de 2011

Un pequeño arreglo express

A veces, es mejor no aventurarse a la hora de hacer "algo" que no controlamos, cuando estamos jugando con el sentimiento o la ilusión de una persona.
Y eso fue lo que pasó; esta chica fue a una peluquería con la ilusión de que le hiciesen una rasta, y salió desencantada porque no lo supieron hacer bien.
¿Desde cuando una rasta se carda con laca?
¿Y desde cuando se utiliza un mechero para acabar con los pelos de alrededor?
¡Indignante que jueguen con tu pelo sin tener conocimiento de lo que están haciendo!

Suerte que al final, conseguimos hacer un apaño y su rasta quedó "normal", y espero que ella con ilusión y contenta :)

¡Espero verte pronto pequeña!